Youcheck

Ecología Informativa #10: Perfiles falsos, buenas prácticas para el periodismo científico, la amenaza de los ‘deepfakes’

Investigaciones y buenas prácticas para contrastar las noticias falsas. “Ecología Informativa” es nuestro boletín de noticias sobre (des-)información y periodismo.

Algunos consejos prácticos para reconocer un perfil falso. Si dudamos sobre la autenticidad de un perfil Facebook o Twitter, lo mejor que podemos hacer es buscar unas señales o indicios sospechosos. El Global Investigative Journalism Network explica en este artículo como investigar los perfiles sociales con el fin de descubrir si se trata de personas reales o no.

Según la mitad de los estadounidenses las “fake news” representan una amenaza más grande que el terrorismo. Es el resultado del estudio del Pew Research Center, en el que se comprueba también que el 70% de los americanos está convencido de que la desinformación ha afectado su confianza en las instituciones.

La amenaza de los videos “deepfakes”. Como ya escribimos hace unos meses, se trata de una tecnología que se sirve del aprendizaje automático y de la inteligencia artificial para asignar el rostro de una persona a otro sujeto o para modificar los movimientos de sus labios, y tener así un vídeo falso muy realístico de una forma (más o menos) automatizada. Esto hace de los “deepfakes” un formato inedito y a la vez muy eficaz para veicolar desinformación y noticias falsas, sobre todo de cara a las elecciones americanas de 2020.

Luchar contra la desinformación médica: qué dicen los estudios. Jorunalist’s Resource ha publicado un recopilatorio de las investigaciones académicas más interesantes respecto a “fake news” y salud.

Recomendaciones de expertos para mejorar el periodismo científico. Periodistas de una docena de países se ha reunido en Glasgow para el World News Media Congress, en el que han revisado y aprobado una serie de principios y buenas prácticas para escribir sobre ciencia, medicina y salud.

La nueva ley de Singapur contra las noticias falsas es un peligro para la libertad de expresión. A partir de ahora, en el país asiatico es ilegal difundir “falsedades” que puedan comprometer la “tranquilidad pública”, la “seguridad publica” y las “relaciones de Singapur con otros países”. La ley prevé tres niveles de gravedad: una multa de 37.000 dólares o 5 años de cárcel para los que difundan informaciones falsas; 75.000 dólares y 10 años de cárcel para los que usen una cuenta falsa o un bot; 740.000 dólares y 10 años de cárcel para las plataformas que no cancelen dicho contenido. Es una ley mucho más represiva de las que se aprobaron en Francia o en Rusia recientemente, sobre todo porque el gobierno será a todos los efectos el único “arbitro de la verdad” en el país.

YouCheck

Add comment